Columnistas 04.03.2020 > Newsline Report

Mirando hacia el futuro de los códecs de video

Remi Beaudouin, Chief Strategy Officer de ATEME, analiza el aumento de demanda de contenido y la evolución de la tecnología para sustentarlo.

Remi Beaudouin, Chief Strategy Officer de ATEME,
Por
Remi Beaudouin, Chief Strategy Officer de ATEME,

A medida que aumenta la demanda de contenido de video de alta resolución, la industria de la transmisión ha comenzado a innovar con nuevas técnicas de compresión de video. Después de todo, la compresión de video es parte integral de las operaciones de los organismos de broadcast y la televisión paga, lo que les permite entregar contenido al público, por lo que es esencial producir más avances en la compresión. El desarrollo de nuevos códecs está en marcha, pero ¿cómo se verán y dónde dejarán los códecs existentes?

Códecs convencionales actuales

Actualmente hay dos códecs principales, MPEG-2, el códec histórico utilizado para SD y la primera implementación digital, y H.264, también conocido como Advanced Video Coding (AVC) que se estableció para la transición a HD. Estos códecs basados ​​en estándares han sido los más exitosos hasta ahora y fueron formulados principalmente para el mercado de broadcast. Los estándares de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, como AVC, se diseñaron teniendo en cuenta la televisión y posteriormente se extendieron a over-the-top (OTT). Si bien ninguno de los dos se presta para la transmisión, podría ser la respuesta para los servicios convergentes.

La creciente popularidad del streaming ha resaltado la necesidad de códecs más suficientes para mantenerse al día con los cambios en los hábitos de visualización, lo que ha llevado a la aparición de nuevos códecs. Sin embargo, a medida que la industria del broadcast mira hacia el futuro, no debe olvidar que la mayoría de las personas todavía consumen HD, por lo tanto, el trabajo debe continuar en los códecs existentes. En última instancia, la industria debería usar lo que aprende del desarrollo de nuevos códecs para mejorar los existentes y garantizar que se satisfagan las necesidades de las audiencias que todavía están viendo televisión en alta definición.

Códecs emergentes

La codificación de video de alta eficiencia (HEVC) se vio originalmente como el sucesor de AVC en la UIT, pero su ritmo se ha ralentizado como resultado de la limitada penetración 4K y los problemas de regalías. En comparación con AVC, HEVC ofrece video 4K de alta calidad que es al menos un 50% más pequeño que antes. Posteriormente, AV1 se ha convertido en una alternativa centrada en OTT libre de regalías a HEVC y cuenta con el apoyo de grupos tecnológicos gigantes, incluido FAANG, a través de la Alianza para Medios Abiertos. Diseñado principalmente con OTT y, por lo tanto, con escaneo progresivo, AV1 es la opción optimizada para este tipo de servicio.

Si un broadcaster ​​o un operador de televisión paga utiliza AV1 o HEVC depende mucho de sus necesidades y de la infraestructura existente, ya que existen similitudes entre ambos. Actualmente, AV1 es visto como el "códec de elección" para la distribución de medios de transmisión y es compatible con Amazon, Google y Netflix.

Códecs en desarrollo

Los códecs están listos para cambiar aún más a medida que la industria del broadcast desarrolla nuevos estándares para manejar nuevas resoluciones y tipos de contenido más sofisticados. Uno de los códecs en desarrollo es el Versatile Video Coding (VVC) que el Joint Video Experts Team (JVET) espera finalizar este año. Se espera que las capacidades de VVC admitan contenido inmersivo, resoluciones de 4K a 16K y videos de 360˚. Mientras tanto, Essential Video Coding (EVC) ha sido acelerado por MPEG para proporcionar una solución de codificación de video estandarizada “amigable con las licencias” para abordar las necesidades comerciales, como la transmisión de video.

Más allá del compromiso habitual de reducir la tasa de bits en un 30-50% en comparación con los estándares anteriores (en este caso, HEVC), es demasiado pronto para determinar los beneficios y ventajas exactos que VVC y EVC podrían ofrecer. Sin embargo, independientemente de esto, es probable que estos nuevos códecs sacudan el mercado en 2020 y más allá y traigan consigo un cierto grado de complejidad, particularmente porque cada uno de ellos se impondrá en el transcurso del próximo año. Como resultado, puede tomar hasta 2022 antes de que sea posible determinar si encontrarán su mercado.

El futuro de los códecs.

Dado que cada códec tiene diferentes propiedades y cada operador de broadcast o TV paga, tiene una infraestructura diferente, es poco probable que haya un claro "ganador" en el dominio de códec. En cambio, habrá varios jugadores dominantes por nicho. Durante la próxima década, es probable que H.264 y HEVC se encuentren entre los códecs más populares en uso, y que AV1 se convierta en el 'códec de elección' para la distribución de medios de streaming debido a la infancia del estándar, su ADN de tecnología central y sus partidarios

Gracias al trabajo continuo en los códecs de la próxima generación, será posible que los broadcasters y los operadores de televisión de pago utilicen los aprendizajes y las tecnologías generadas para mejorar los códecs antiguos y nuevos. En consecuencia, en el futuro, todos los espectadores disfrutarán de una experiencia mejorada independientemente de si consumen contenido en HD u 8K.

 

© Newsline Report 2020

¿Te gustó esta nota?