Negocios 05.12.2018 > Latinoamérica

Telefónica vendería activos no estratégicos en América Latina

Estudia la desinversión total o parcial de sus filiales en México y Centroamérica, para soltar lastre en su nueva estrategia de los próximos tres años y reducir su deuda.

La multinacional española Telefónica intenta moverse al compás de la revolución digital, pero también quiere desprenderse de la pesada mochila de su deuda para ganar competitividad frente a los gigantes digitales. Eso se traduce en consolidar su rol como plataforma de servicios audiovisuales, en reducir sus números rojos y en convencer a los mercados.

Por ello, la operadora pone sobre la mesa la venta de activos no estratégicos y estudia la desinversión total o parcial de sus filiales en México y Centroamérica, que agrupa las operaciones en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá. Este movimiento obedece a soltar lastre en su nueva estrategia para los próximos tres años, y reducir su deuda.

Según el portal español El Confidencial, la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete tiene muy avanzada la venta de ambos negocios (México y Centroamérica), ambos procesos y con diferentes candidatos seleccionados. La filial mexicana se dirime entre las ofertas de los fondos de inversión Cerberus y Advent, mientras que para la centroamericana el candidato con más posibilidades es Tigo.

Estas desinversiones forman parte de la nueva hoja de ruta defendida por Álvarez-Pallete hace solo unos días frente al plantel directivo de la compañía. En el evento celebrado en la Caja Mágica de Madrid, el presidente de Telefónica defendió la necesidad de gestionar los activos bajo el foco de “aumentar el retorno sobre capital empleado”, es decir, de valorar la conveniencia de desprenderse de aquellos negocios con menos rentabilidad, en clara alusión a los activos del grupo en Centroamérica y México, cuyos procesos ya están lanzados y en plena la recta final, describe El Confidencial.
 
Con una reducción de más de 10.000 millones de euros en los últimos tres años, Telefónica pretende recaudar con estas ventas más de 2.500 millones de euros, que utilizará íntegro para la reducción de los números negativos, que en los últimos meses ha alcanzado cotas históricas y supone una abultada carga financiera, además de un lastre permanente para su cotización bursátil.

© Newsline Report 2018