Negocios 07.03.2018 > Latinoamérica

Asotel: 'El mejor negocio en Venezuela es preservar el negocio actual'

Ante la amenaza de viabilidad de las actividades de la industria, el gremio pone el eje en proteger los recursos humanos, el negocio y los activos.

La situación económica y política amenaza la viabilidad de las actividades de la industria de las telecomunicaciones en Venezuela, que se traduce en un deterioro de los servicios e imposibilidad de ofrecer las novedades tecnológicas a los clientes.

“En Venezuela nos desenvolvemos actualmente en un ambiente político que ha traído consecuencias muy negativas en lo económico, con medidas cíclicas tomadas por el gobierno, que lejos de aliviar la situación han profundizado aún más la crisis que nos agobia”, destaca Luis Gustavo Ovalles, presidente de ASOTEL.

Entre los factores adversos, la Junta Directiva del gremio destaca que el control cambiario unido a la escasez de divisas, devaluación, inflación galopante, inamovilidad laboral permanente y aumentos salariales no consensuados (decreto presidencial) han traído graves consecuencias en cuanto a la capacidad de crecimiento, desarrollo y reposición, por lo que las muy limitadas inversiones se están realizando exclusivamente para el mantenimiento de las redes, patios de antenas, cabeceras y flota automotor.

“En un escenario donde cobra importancia la banda ancha y se dirige hacia el HD, es prácticamente imposible avanzar en inversiones para tecnologías orientadas hacia la digitalización. No obstante las limitaciones económicas para incorporar nuevas tecnologías, como asociación, no hemos abandonado el campo académico divulgativo del conocimiento y las mejores prácticas en el ejercicio de nuestra actividad”, aclara el titular de la asociación.

“El mejor negocio hoy en Venezuela es preservar el negocio actual, con tres tácticas: proteger al recurso humano, al negocio y los activos. Para tales fines, debe haber liderazgo inspirador para motivar al personal, preservar el capital humano, flexibilidad y agilidad en toda la organización, evaluación constante de la rentabilidad, mejorar la metodología de precios para procesar ajustes, manejo asertivo del flujo de caja en ambiente de hiperinflación, garantizar conectividad a los suscriptores y estar alerta ante un ambiente que se ha hecho más propicio para la corrupción”, explica Ovalles.

Más allá del desequilibrio en las variables macroeconómicas fundamentales, también existen otros aspectos derivados como la desmejora en los servicios públicos, en especial el suministro eléctrico, e inseguridad personal de los trabajadores, bienes y familias, que han incidido de manera negativa y determinante en la prestación de los servicios.

Ante esta situación, el regulador CONATEL ha traspasado su papel estrictamente regulatorio para convertirse también en un aliado natural de los operadores para fijar estrategias y acciones conjuntamente con el Ministerio de Interior y Justicia, por medio de los órganos policiales adscritos, a los fines de contrarrestar las acciones delictivas contra las empresas, comenta el presidente de la gremial.

“Ahora bien, no escapamos de una realidad: Ante un ambiente de abrupta escalada inflacionaria y devaluación no son posibles tarifas al alcance del “bolsillo” de nuestros abonados y que a su vez podamos operar en condiciones económico-financieras favorables, que entre otras cosas, nos permitan el crecimiento y desarrollo de nuestras empresas, es decir, está quebrantado el antes citado concepto: El “equilibrio económico-financiero”, subraya.

© Newsline Report 2018